viernes, 10 de febrero de 2017

critica La La Land



“Para todos los soñadores, tontos sin remedio, por los corazones que sufren, por el caos que provocamos.”

Cuando vas al cine a ver una película tan emotiva, con tantas cualidades, y ademas si vas con buena compañía (en mi caso junto a una gran amiga), sientes que la película no pudo ser mejor, una que se disfruta al máximo, que te saca risas y que, probablemente, también te saque lágrimas.

El joven director Damien Chazelle (Whiplash), nos trae una película de amor que aborda por completo los sueños que tiene cada persona para su futuro; como hallarlos, perseguirlos, renunciar a ellos y quizás, terminar viviéndolos. La película homenajea todo lo que la gente ama del cine: la capacidad de embellecer al mundo donde hasta las frustraciones en la vida crean arte, también donde los momentos especiales nos hacen soñar y sobre todo por llegarnos a cada uno de nosotros de la mejor forma posible lográndonos despejar por un momento del día a día. El mismo Chazelle ha dicho que en sus películas busca algo que siempre ha sido personal para el: "Como equilibrar la vida y el arte, como equilibrar la realidad y los sueños.", y esto es justamente lo que se ve reflejado en esta película, la realidad que viven los protagonistas en un mundo cada vez más competitivo, unido a los sueños que tienen por cumplir.


La La Land es una historia de amor protagonizada por dos jóvenes, Mia (Emma Stone), una aspirante a actriz que trabaja en la cafetería de unos estudios cinematográficos, y Sebastian (Ryan Gosling), un músico de jazz que trata de salvar lo que queda de su música conservando el purismo del género. Ambos ven como sus destinos se van cruzando en sus intentos de encontrar ese rayo de esperanza para una vida mejor y lograr sus sueños; ella, asistiendo a audiciones donde es una más del montón, y él, desvelándose por su empeño de abrir un local dedicado a la música que ama. Su relación, desde el inicio va evolucionando a la par de sus aspiraciones, mientras el mundo les va cerrando puertas una y otra vez. La virtud de Chazelle es que, a través de sus dos personajes, es capaz de mostrar con acierto la vida de toda una generación joven que busca su realización personal y un lugar donde se sientan que pertenecen en un mundo que es más complicado y más competitivo cada día.

Esta es una historia donde la realidad no puede ocultarse para siempre y nos enseña ese despertar de tu sueño recordándonos que la vida no es un cuento de hadas, que te da, pero también te quitara, y tendrás que tomar decisiones que te pueden costar para poder cumplir ese sueño u objetivo que te propongas. La La Land termina siendo inesperada en ese sentido de no complacencia, que, aunque dolorosa, es lo que la engrandece. Esto es lo que la diferencia de otro musical.

A la hora de hablar de las actuaciones, también estuvieron increíbles. Cuando algo se hace con pasión, no hay forma de que salga mal. Esto es justamente lo que se ve en todo el film, y en especial en las actuaciones de sus protagonistas. Emma y Ryan estuvieron increíbles, le dieron el encanto a la película con actuaciones que se sienten reales, uno siente lo que sus personajes están viviendo, y sobretodo no se puede discutir la química que tienen entre ellos. Es increíble lo real que se ven las tomas, y el esfuerzo que le pusieron, por ejemplo, con Ryan en las escenas de piano (que tuvo varios meses en clases), donde las tomas largas y pocos cortes eran tan difíciles de hacer bien, pero a la vez tan reales.


Este es uno de los pocos musicales que me agrada, y esto se debe a muchas razones. Para empezar, no es una historia adaptada. La La Land tiene música, historia y época original. Y al hablar de original no hablo solo de nuevo, sino ingenioso, creativo y optimista. El numero inicial, "Another Day of Sun", es muy bueno, tanto en el baile, como en el mensaje que transmiten los musicales, convirtiendo algo malo (el tráfico en este caso) en algo positivo. "A lovely Night" es el impulso para que la pareja se luzca en un atardecer con un baile de tap. Después esta la emocional canción de la audición "The Fools who Dream" que probablemente te haga un nudo en la garganta y "City of Stars" que, aunque no sea la más alegre, ni climática, es la que se lleva la mayoría de los reconocimientos por ser el alma de la película. La película se queda contigo al salir del cine, probablemente salgas tarareando una canción o dos.

Aunque la historia este situada en la actualidad, la dirección de arte tiene influencias claras en lo que se conoce como la época dorada de Hollywood. El vestuario puede pertenecer a la actualidad en momentos y a los años 50 en otros, y tiene claras referencias a muchos clásicos como Singin' in the Rain (1952), An American in Paris (1951), West Side Story (1961) y muchas más. Chazelle utiliza una gama de colores primarios y fuertes que iluminan la película de una forma algo “technicolor”, saturada de colores cálidos que le dan vida a la obra. Todo esto para retratar una ciudad de Los Ángeles como un paraíso para los soñadores, como el nuevo París. Una atemporalidad que hace que La La Land se suspenda por el aire, en un momento y lugar idealizados.



Al final La La Land tiene el balance perfecto entre música y dialogo, entre su original propuesta y los homenajes al cine, entre plantear una historia de amor sencilla, pero emocional y que cree sentimientos encontrados en el espectador, un final, que, aunque pueda ser amargo, se queda contigo al salir del cine. Lo que hace que La La Land pase por encima de ser una simple película "bonita" y para pasar el rato es la combinación de todo lo que la conforma, la genialidad en la dirección de arte, la música, la pasión y las actuaciones que simplemente te llegan. Aquí es cuando uno se da cuenta que no necesitas una película con efectos especiales enormes, ni una historia rebuscada que solo trate de llamar la atención para poder hacer de una pieza memorable. Solo con pasión y creatividad se puede lograr algo grande, y justo de eso se trata esta cinta. La La Land no es pretenciosa, sino más bien ligera, honesta y cercana.  Quizás salgas cantando, aunque te encuentres tráfico de regreso a tu casa...

"Parte del problema con el jazz, es que no solo debes oírla. Tienes que verla, ver qué está en juego."

Puntuación: 9.4/10

                                                Trailer:


Next
This is the most recent post.
Previous
Entrada antigua

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada